La contrarreloj le pasó factura a Nairo y cedió la Maglia Rosa a Tom Dumoulin.

Publicado 16 de Mayo de 2017

Foto de: @giroditalia https://twitter.com/giroditalia/status/864507944972550144

Con la décima etapa del Giro de Italia llegó una de las pruebas de fuego para el colombiano Nairo Quintana. La contrarreloj no es el fuerte del escarabajo y eso se reflejó al final del recorrido entre Foligno y Montefalco donde tuvo que ceder la Maglia Rosa al holandés Tom Dumoulin, vencedor de la jornada.

Nairo, último en partir, ocupó el puesto 23 de la etapa con 53 minutos 30 segundos y quedó en la segunda posición de la general a 2 minutos 23 segundos de Dumoulin, nuevo líder del Giro de Italia.

Con la victoria del holandés la carrera da un vuelco importante, pues la estrategia del Movistar se concentrará en arropar a Nairo para que sus ataques en la montaña lo lleven a descontar tiempo y montarse nuevamente en el liderato del Giro.

Otro de los hechos destacados de la jornada fue la caída del velocista Fernando Gaviria, quien a falta de 3 kilómetros para cruzar la meta perdió el control de su bicicleta y cayó; sin embargo, supo reponerse y finalizó la etapa en el puesto 108 a 7 minutos del vencedor.

Pese a la caída y a ocupar el puesto 118 en la general, Gaviria mantiene el liderato de la clasificación por puntos y la camiseta que lo identifica como el corredor más combativo.

Los otros tres colombianos lograron terminar la etapa manteniendo intacto el lote de escarabajos que participan en la ronda italiana.

Sebastián Henao, del Sky, llegó en el puesto 52 a más de 5 minutos y mantuvo la casilla 62 en la general. Winner Anacona, del Movistar, cruzó la meta a 5 minutos 30 segundos y recuperó dos posiciones en la general ubicándose en el puesto 35.

Por último, Daniel Martínez tardó 56 minutos 53 segundos en parar el cronómetro, lo que le significó recuperar tres escalones en la tabla general en la que ahora se ubica en la casilla 171.

Tom Dumoulin, el mejor de la contrarreloj

El holandés Tom Dumoulin dio catedra en la contrarreloj de 39 kilómetros y paró el cronómetro en 50 minutos 37 segundos, sacándole una ventaja, en la etapa, de 2 minutos 53 segundos a Quintana para arrebatarle la Maglia Rosa.

Dumoulin no defraudó y ratificó su favoritismo en este tipo de pruebas, lo que ejerce presión sobre el lote de favoritos que parece haberse reducido a cinco competidores.

Quintana marcha segundo a 2 minutos 23 segundos; en la tercera posición está Mollema, seguido de Pinot y el local Niballi, que registra una diferencia de 2 minutos 47 segundos.

La próxima etapa se correrá entre Florencia y Bagno di Romagna y tendrá una extensión de 161 kilómetros con cuatro premios de montaña, dos de segunda categoría y dos de tercera categoría.