Juntos conservamos el futuro.

Publicado 17 de Mayo de 2017

Colombia es uno de los países de la región que cuenta con la mayor riqueza en recursos naturales y biodiversidad, gracias a sus grandes extensiones de bosques que aportan no solo beneficios ambientales, sino también se convierten en la principal fuente de oxígeno, elemento vital para la vida de las especies vegetales y animales en el mundo.

Un tesoro ambiental en Soacha

En uno de los municipios más poblados del departamento de Cundinamarca, se encuentra escondido el Bosque Renace –Reserva Natural Codensa Emgesa–, un tesoro ambiental que ayuda a contribuir con la protección de la cuenca hidrográfica del Río Bogotá. Su ubicación estratégica en la zona alto andina y de Distrito de Manejo Integrado Cerro Manjui, lo convierte en un bosque de niebla que a nivel internacional es categorizado como uno de los bosques con prioridad de conservación.

El Bosque Renace es una zona de amortiguación del páramo de Sumapaz, uno de los páramos más grandes del mundo. Se ubica en la cuenca media y baja del Río Bogotá, conectando los parques de Chicaque y la Poma, y la reserva natural de Peñas Blancas.

Su importante valor patrimonial reside en la biodiversidad de fauna y flora que alberga el Bosque, siendo ésta un motivo de orgullo para todos los colombianos. La gran variedad de especies que habitan en el Bosque Renace, nos hace responsables y nos compromete aún más con su preservación.

Es por eso que desde el 2012, Codensa y Emgesa, compañías del Grupo Enel en Colombia, como parte de su compromiso por la sostenibilidad, implementaron una iniciativa para la protección y conservación de 690 hectáreas de bosque alto andino, convirtiéndonos en la primera empresa del sector eléctrico y de servicios en Colombia en liderar este tipo de iniciativa, preocupada por la conservación ambiental y el resguardo de nuestros recursos naturales.

Unidos trabajamos por restaurar y proteger

Convencidos de que la conservación de los recursos no es un tema que involucre únicamente a las entidades gubernamentales o al gobierno, hemos fomentado la participación no solo de los trabajadores de las compañías, sino también de sus familias, nuestros clientes, comunidades y grupos de interés en la siembra de más de 25.000 árboles en las inmediaciones del Bosque; actividades que nos han ayudado a proteger las especies de fauna y flora del bosque, por medio de la realización de jornadas ecológicas en las que sembramos especies nativas que contribuyen con la recuperación de la zona, como son los árboles Alisos, Arrayanes, Cajeteros, Cedros Garrochos y Laureles de Cera.

“Cuando llego al Bosque Renace y recorro sus senderos, logro desconectarme del día a día que vivimos en la ciudad; siento tranquilidad y respiro un aire diferente que me da energía. Mientras camino y miro la fauna y flora que tenemos en el Bosque, pienso que este proyecto hace diferente a nuestras compañías y que nuestro compromiso es real: protegemos nuestros recursos naturales para que las futuras generaciones vivan un espacio diferente. Aportamos a la sostenibilidad de una región y por qué no, de un país donde tenemos presencia”

– Adriana Pedraza, Profesional de la Gerencia de Sostenibilidad.

Nuestro compromiso también va dirigido hacia la conservación de la biodiversidad, es por esto que en asociación con el Zoológico de Santa Cruz, hemos logrado identificar más de 250 especies de fauna que habitan en el Bosque Renace, algunas de ellas en vías de extinción, como el oso perezoso, el coatí de montaña, el mico nocturno y el colibrí inca negro a lo que se refiere a especie animal y el trompetero y la palma boba, en cuanto a especies vegetales.

Educamos para la preservación de nuestros recursos naturales

A partir de las investigaciones y de los valiosos hallazgos encontrados en el entorno, Codensa y Emgesa como parte de su política ambiental han impartido y estimulado la formación de una cultura por el respeto del medio ambiente, implementando jornadas de capacitación basadas en un modelo de conservación, que busca promover la protección de la naturaleza y sus recursos.

Durante estos años, más de 3.500 personas han visitado el Bosque Renace y han participado activamente de nuestras jornadas de educación ambiental y caminatas ecológicas, dirigidas a promover la conciencia en cuanto al cuidado de nuestro ecosistema. Adicionalmente, la población infantil de la zona, trabaja en el conocimiento de especies, a través de los Grupos Ecológicos Ambientales. En total, cuatro instituciones educativas en Sibaté, diez en San Antonio del Tequendama y dos en el Charquito, forman parte de nuestro proceso de formación ambiental, con el que buscamos que desde temprana edad la comunidad aprenda a convivir con los recursos que les ofrece su territorio, y sepan cómo protegerlos y conservarlos.

“Queremos crear una relación directa entre la gente y lo que significa un bosque, porque la comunidad es la encargada de proteger y preservar esos espacios, es la que convive con esas especies. Lo importante es que ellos conozcan lo que hay en esos territorios, y entiendan el valor que tiene para que sean partícipes del proceso de conservación”

– Sandra Gómez, Directora del Departamento de Educación de la Fundación Zoológico de Santa Cruz