El Grupo Enel es una compañía multinacional de energía, y un operador integrado líder a nivel global en el sector de electricidad y gas, enfocado particularmente en los mercados de Europa y Latinoamérica. Lleva acabo sus operaciones en 31 países en 4 continentes, gestiona la generación de energía de unos 83 GW de capacidad instalada neta, y distribuye electricidad y gas a través de una red que abarca alrededor de 2,1 millones de kilómetros.

Con más de 65 millones de usuarios finales en todo el mundo, actualmente el Grupo Enel cuenta con la mayor base de clientes entre sus competidores europeos, y es una de las principales compañías eléctricas de Europa en términos de capacidad instalada y EBITDA reportado. Específicamente en Italia, España, Eslovaquia y Rumania, la compañía abarca desde la generación hasta la venta a usuarios finales; en Rusia, Grecia y Bulgaria es productora de energía; y comercializa electricidad y gas en otros países desde el Atlántico hasta el Báltico.

Asimismo, es una de las empresas de energía con mayor presencia en América Latina, con plantas de generación de todo tipo de energía en 11 países: desde Alberta en Canadá hasta los Andes centrales, además distribuye energía en algunas de las ciudades más grandes de Suramérica como son Río de Janeiro, Bogotá, Buenos Aires, Santiago de Chile y Lima.

En 2016, el Grupo Enel generó cerca de 262 TWh de electricidad, distribuyó en sus redes 426 TWh y vendió 263 TWh, obteniendo ingresos cerca de 70,6 mil millones de euros, y un resultado bruto de explotación de 15,3 mil millones de euros. En el sector del gas, la empresa vendió 10,6 mil millones de m³.

Desde 1999, el Grupo Enel cotiza en la bolsa de Milán, y tiene la mayor cantidad de accionistas en comparación con cualquier otra sociedad italiana, siendo su principal accionista el Ministerio de Economía y Finanzas de Italia. Además de Enel, otras compañías del Grupo también cotizan en las bolsas de valores de Italia, España, Rusia, Argentina, Brasil, Chile y Perú. El compromiso de Enel con los valores consagrados en su Código de Ética, su informe de sostenibilidad y la adopción de las mejores prácticas internacionales que promueven la protección del medioambiente, la transparencia y el gobierno corporativo, atrajeron a fondos internacionales de inversión, compañías de seguros, fondos de pensiones y fondos éticos a su registro de accionistas.