Compromiso y responsabilidad global.

Publicado 26 de Mayo de 2017

En el año 2015, el Grupo Enel fue seleccionado por la Revista Fortune en el quinto lugar del TOP 50 de las empresas que pueden cambiar el mundo, lo que significa una gran responsabilidad de cara a los accionistas, empleados, clientes y las próximas generaciones.

Durante ese mismo año, las Naciones Unidas (ONU) aprobaron los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con los que 193 líderes mundiales se comprometieron. Ésta fue una invitación a las empresas para contribuir y asumir el reto del desarrollo sostenible, para así poder lograr 3 grandes desafíos a nivel mundial: erradicar la pobreza extrema, combatir la desigualdad y la injusticia, y solucionar el cambio climático.

En este sentido y haciendo frente a estas tres situaciones citadas anteriormente, las compañías del Grupo Enel se comprometieron firmando el Pacto Global con las Naciones Unidas, con el firme propósito de ayudar para cumplir 4 objetivos de los 17 allí consagrados:

  • Proporcionar acceso a la energía.
  • Apoyar proyectos educativos.
  • Proponer políticas de empleo y crecimiento económico inclusivo, sostenible y duradero.
  • Combatir el cambio climático.

Un ejemplo de ello se ve reflejado en la meta que estableció el Grupo Enel con respecto al cambio climático: convertirse para el año 2050 en una compañía carbono neutral, lo que significa que las emisiones de gases efecto invernadero, durante su operación, equivalgan a cero.

A partir de este compromiso, localmente Codensa y Emgesa, las compañías del Grupo Enel en Colombia, han empezado a disfrutar de los beneficios de la responsabilidad global adquiridos por el Grupo:

En primer lugar, los avances con el proyecto piloto de taxis eléctricos implementado en la ciudad de Bogotá, y la instalación de la quinta estación de recarga con la cual se completó una red de 45 unidades en la capital colombiana.

En segundo lugar, el enfoque en líneas de trabajo como la Educación y Desarrollo Socioeconómico, logrando beneficiar a más de 1 millón de personas (más de 200 mil beneficiarios directos y 800 mil indirectos), mejorando su calidad de vida y la de sus familias. Ejemplo de este esfuerzo, es el proyecto de Formación para el trabajo, que tuvo lugar en los municipios de Nemocón, Cogua y Zipaquirá en el departamento de Cundinamarca, con los que beneficiamos a 200 jóvenes. Los propósitos de la iniciativa estuvieron enmarcados inicialmente en cerrar brechas y facilitar la transición de la educación media a la educación terciaria y al mundo laboral; y en desarrollar habilidades para la vida, incorporando principios de desarrollo sostenible con los jóvenes de los grados 8° a 11° vinculados a la educación pública.

Finalmente, el proceso de integración de la estructura organizacional y de la gestión de seguridad, salud laboral, medio ambiente y calidad de las compañías, logrando consolidar el compromiso por el cuidado de nuestros empleados y contratistas, para aportar al cumplimiento de la iniciativa global de cero accidentes; y por la preservación de la flora y fauna presente en los lugares donde operan nuestras compañías.

Estamos convencidos que como grupo, tenemos la capacidad y la responsabilidad de hacer de nuestras acciones un legado para las futuras generaciones.