Alfonsina Strada, la mujer que marcó historia Giro de Italia en 1924.

Publicado 25 de Mayo de 2017

Pie de foto: Foto de http://www.podiumcafe.com/2016/4/25/11500348/heroes-of-the-giro-alfonsina-strada

El Giro de Italia, una de las tres grandes vueltas del ciclismo mundial donde se dan cita los mejores corredores del mundo, guarda un dato curioso que muchos desconocen.

En la edición de 1924 todo estaba listo para la partida y en la lista de corredores estaba un nombre que los historiadores se encargarían de inmortalizar.

Alfonsino, uno de los corredores novatos que buscaba sorprender en la ruta, realmente logró su objetivo y dejó a todos con la boca abierta; un día antes de iniciar la competencia se descubrió que su verdadero nombre era Alfonsina Strada, una mujer cuyo más preciado sueño era correr el Giro de Italia.

Sobre su inscripción surgieron varias versiones. Una señala que ella se hizo pasar por un hombre para poder participar de la ronda italiana, y otras aseguran que la misma organización la encubrió para generar un golpe publicitario a nivel mundial.

Lo cierto es que a Strada, nacida en 1891, se le permitió participar en el Giro de ese año y medirse a otros 98 corredores. Fue una edición que ofreció 12 etapas que acumularon un recorrido de 3.613 kilómetros.

Aunque Alfonsina era una ciclista con experiencia, pues acumulaba dos participaciones en el Giro de Lombardía y un Récord Mundial Femenino de La Hora con 37,192 km, su potencia no se igualaba a la de sus rivales.

En las primeras seis etapas logró cruzar la meta dentro del tiempo permitido; sin embargo, para la séptima sufrió una caída que no solo afectó su rodilla sino su bicicleta. Parecía el final de su participación en el Giro de Italia, pero un campesino logró recomponer su caballito de acero para que siguiera en competencia.

Finalmente terminó la etapa, pero por fuera de los tiempos establecidos, y una vez más la suerte estuvo de su lado. Su historia le estaba dando la vuelta al mundo y los espectadores se volcaban a las carreteras para ser testigos de su travesía, así que la organización le permitió terminar el Giro de Italia, pero por fuera de la competición y sin apoyo oficial.

Alfonsina logró completar el recorrido y llegar a Milán. La diferencia con el ganador de aquel año, el italiano Giuseppe Enrici, fue de 28 horas, pero quedó con la satisfacción de haber sido uno de los 38 competidores que finalizaron el Giro de Italia.

Al año siguiente la organización prohibió la participación de mujeres y Alfonsina Strada se dedicó a la organización de carreras ciclísticas en Europa. Finalmente, pasó a la historia como la única mujer que corrió junto a los hombres el Giro de Italia. Alfonsina murió en 1959 tras sufrir un paro cardiaco luego de caer de la moto que conducía.

Cabe anotar que solo hasta 1988 se inauguró el Giro de Italia Femenino, única carrera de más de una semana de competencia que sigue vigente para las mujeres tras la desaparición de la Grande Boucle en 2009 y el Tour de l'Aude femenino en 2010.